Hoy arranca el Festival Temporada Alta en Buenos Aires y la primera obra de la grilla será A.K.A (Also Known As), un fenómeno teatral surgido en el off de Barcelona. La pieza fue escrita por el argentino Daniel J. Meyer y cuenta con dirección de Montse Rodríguez Clusella e interpretación de Albert Salazar. Voyeur Cultural entrevistó al protagonista. La obra se presenta hoy a las 21 y mañana a las 22 en TIMBRe4 (México 3554).

— Hiciste muchas funciones con A.K.A pero volvamos al inicio. ¿Cómo fue la primera lectura del material escrito por Meyer? ¿Qué sensaciones te produjo y por qué decidiste ponerte en la piel de Carlos?

— Recuerdo que en la primera lectura pensé que el texto estaba muy bien escrito porque reflejaba la adolescencia de manera muy fiel. En algunas obras que había visto sobre el mundo adolescente se los trataba con un poco de condescendencia y no se les daba la importancia que para mí se les tiene que dar. Al leer A.K.A. vi que el primer amor se trataba realmente como cuando vivimos el primer amor, se le daba la importancia que se le tenía que dar, la relación con sus padres era muy real y, además, el tema de la obra es bastante fuerte. Recuerdo que al terminar la lectura sentí como si me hubiesen pegado un puñetazo en la barriga.

— Tu personaje tiene 15 o 16 años y vos 24. ¿Cómo encaraste el desafío actoral de volver a la etapa de la adolescencia y qué elementos de tu propia biografía recuperaste para componer este personaje?

— Cuando empecé a ensayar tampoco estaba tan alejado porque es un proyecto que ya lleva dos años rodando; creo que tenía 21. Para el personaje tomé varios recuerdos míos, como la primera vez que le toqué la mano a una chica o el primer beso. Hay mucho de mi adolescencia y también hay bastante de mi hermano menor, que tiene 16. En aquel momento él era material fresco que tenía en casa; recuerdo fijarme mucho en él, en cómo hablaba o en cómo se movía. Creo que Carlos tiene mucho de mi hermano.

— La obra aborda temáticas como la identidad, el racismo y la mirada de los otros. ¿De qué manera leés esto? No sólo como actor sino también como ciudadano europeo.

— La situación en Europa con respecto a estos temas es bastante fuerte. Ahora han aparecido grupos de ultra-derecha que están sacando muchos votos, que tienen una política del miedo y que ni siquiera tratan el tema del racismo en sus programas. Ellos dicen que no existe cuando la verdad es que sí, y hay muchísimo. Afortunadamente no toda la gente, pero la cuestión del racismo existe y en España hay mucho por hacer. Creo que este tipo de obras puede generar que los espectadores se vayan a casa pensando en estas problemáticas y aportar nuestro granito de arena para cambiar el mundo.

— ¿Cómo repercute el tratamiento de estos temas en España? Teniendo en cuenta que se trata de cuestiones universales, ¿cómo imaginás que impactará entre los espectadores de Argentina?

— En España hemos tenido una muy buena respuesta. No sé si es por el tipo de gente que va al teatro, ya que hemos estado montándola en salas pequeñitas. Pero la respuesta está siendo acorde con lo que esperábamos: la gente apoya al protagonista, lo entiende e intenta luchar contra ello. Se trata de un tema muy vigente. Y aquí en Argentina no tengo idea; vengo con cero expectativas para poder sorprenderme.

— Tratándose de un unipersonal, ¿cuál es el vínculo que se plantea con el público? En una entrevista decías que los espectadores de algún modo forman parte de la pieza.

— Sí, el público no participa directamente en la obra pero tiene un papel súper importante. El montaje lo planteamos como si este chico Carlos, que ha pasado por diversas cosas, invitara a la gente para ver su pasado y contarles esta historia. Para mí como actor cada persona tiene nombre y apellido, y ha formado parte de mi vida anterior. El personaje cuenta la historia de manera directa, los mira a los ojos y rompe la cuarta pared.

— La obra fue un suceso en el under de Barcelona. ¿Podrías describir un poco la escena off de tu ciudad? ¿Cuáles son los intereses, los temas que inquietan, los enfoques de las puestas?

— Pues debo decir que ni bien hemos llegado a la Argentina me he dado cuenta de que nosotros no tenemos una escena off como la que hay aquí. Por supuesto que hay obras que proponen otra mirada, pero en Buenos Aires hay muchísimo teatro off y es increíble, ¡eso me flipa! A nosotros nos falta teatro de este tipo. Muchas veces la gente que hace off allí intenta copiar al teatro grande y creo que eso puede llegar a ser contraproducente. Y en cuanto a las ideologías de estas pequeñas compañías, me parece que comparten algo con las de aquí: ambas intentan aportar algo a la sociedad, cambiar el mundo desde su lugar y hablar de temas que el teatro comercial no aborda porque suele dedicarse a entretener. Hay algunas que tratan la violencia de género y hace poco hubo una que giraba en torno al aborto natural de su protagonista.

— Ganaste muchos premios por este protagónico. ¿Cómo te llevás con el reconocimiento?

— A nosotros los premios nos han servido para que la obra pueda circular y tener un mayor recorrido. En Barcelona no suele pasar que una obra que empieza así, con tres amigos que se juntan y deciden hacer algo, de pronto esté girando durante dos años. La verdad es algo muy poco usual. Entonces los premios nos han dado ese empujoncito, para que la obra pueda tener una larga vida.

— ¿Ya habías venido a la Argentina? ¿Qué te gustaría conocer o experimentar acá?

— No, no había venido nunca pero moría de ganas porque tengo varios amigos que han trabajado aquí y me han hablado muy bien del teatro independiente. Me hubiera encantado venir una semana antes para ver todas las propuestas de la escena off que tienen aquí, pero creo que será difícil porque hay muchísima oferta.

FICHA DE LA OBRA:

Dramaturgia: Daniel J. Meyer // Actúan: Albert Salazar // Escenografía: Ana Tantull // Iluminación: Xavi Gardés // Diseño De Sonido: Xavi Gardés, Daniel J. Meyer // Redes Sociales: Daniel J. Meyer, Elisenda Riera // Fotografía: Roser Blanch // Diseño gráfico: Quim Àvila, Roser Blanch // Asistencia de dirección: Daniel J. Meyer // Distribución: Elisenda Riera // Producción: Sala Flyhard // Coreografía: Guille Vidal Ribas // Dirección: Montse Rodríguez Clusella

* A.K.A se presentará en las siguientes fechas:

  • Miércoles 5/2 a las 21 hs.
  • Jueves 6/2 a las 22 hs.

* Más info sobre programación y localidades de #TABA2020 en este LINK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s